Reflexiones

Creo, es la Pascua


Apelo a todas mis fuerzas interiores......... tomo un gran impulso y......... creo.

La lógica se me escurre por entre los dedos cual si fuera agua y......... creo.

Es el más difícil de los desafíos......... creo.

Intento mirarlo desde los distintos ángulos de la razón y todo resulta un casi absoluto sin sentido......... creo.

Miro mi vida y la misma está llena de dudas, cuestionamientos y búsquedas pero nada de ello se encuentra aquí...... creo.

En este mundo donde cada vez más, aparentemente, hay menos razones para renovar la esperanza....... creo.

En este momento de historia donde hay, aparentemente, menos espacio para los utópicos........ creo.

Jesús ha resucitado y la historia de todos los tiempos se desborda en una esperanzadora sonrisa.

Jesús ha resucitado y la fe se renueva, rejuvenece y fortalece en este hoy donde, parecería, solamente cuenta lo tangible, lo económico o lo demostrable.

Es la fiesta del renovar convicciones y compromisos.

Es la celebración del continuar encontrando razones para prolongar una lucha contra la injusticia

Es la reafirmación de una apuesta radical a lo esencial sin detenerse en las posibles consecuencias.

Es la confirmación de un jugarse por la verdad. Esa verdad única capaz de transformar la vida porque capaz de hacer buscar la raíz misma de los problemas sin quedarse en los fáciles detalles.

Jesús ha resucitado y, casi como producto de un prolongado grito, la historia vuelve a sacudirse alejando sus modorras, letargos y sopores.

Jesús ha resucitado y es un acto de fe que involucra cada uno de los actos de la existencia misma.

Para quien posee el regalo de la fe la Pascua es la celebración cumbre del creer.

Es el ejercicio de una fe que, aceptando lo imposible, se hace apuesta para un estilo de vida coherente con tal aceptación.

Desde la resurrección de Jesús la vida se ofrece con unos colores únicos y deslumbrantes.

Se vuelve a renovar la certeza en la eficacia de la insignificante gota por sobre la sólida y compacta roca.

Se hace real la posibilidad de un diálogo sincero, honesto y franco con un Cristo, compañero de camino, que siempre está disponible para comprendernos.

Se descubre la realidad de estar transitando por un camino arduo y complejo pero con Él desde nuestros pasos en la medida que se intenta, los nuestros, sean la prolongación de los suyos.

Jesús ha resucitado........ es la Pascua de la humanidad renovada en esperanzas.

Jesús ha resucitado........ es la Pascua que nos permite tener la seguridad de que el amor todo lo puede.

Jesús ha resucitado........ la fe se hace acto.......... creo...........

Jesús ha resucitado........ la realidad de la Pascua es para TODOS.

Porque TODOS necesitamos del volver a sonreír.

Porque TODOS, aún, precisamos continuar aprendiendo a conjugar el verbo Amar.

Porque TODOS tenemos mucho compromiso en nuestras manos que necesita ser brindado.

Porque TODOS, aún, tenemos mucha solidaridad en nuestro corazón para ayudarnos a ser felices.

Jesús ha resucitado......... un trozo de dicha nos invade y esperanza nuestra capacidad de esperar.

Volver