Reflexiones

Ante el Crucificado


(Oración inventada luego de las preguntas de un niño de cinco años mirando el crucifijo)

 

Hola.

¿Cómo te va?

¿No te cansás de estar así?

Yo antes tenía miedo de entrar.

Siempre viene tanta gente a verte

Que me daba vergüenza entrar……..

estoy sucio…..

mi ropa rota…..

ni zapatos tengo…..

Pero ayer no había nadie y entré.

¿Vos no tenés frío?

Si no fuese que mi ropa es chiquita y muy vieja

te traía, aunque sea, una camisa.

De tus amigos…….

¿Nadie te da nada?

¿Por qué no les pedís?

¿Sabés?

Mi mamá dice que……….

pedir no es vergüenza,

vergüenza es robar

¿O te gusta estar así?

¿No te aburrís siempre ahí?

¿Por qué no suben y te sacan esos clavos?

Y bajás………….

Y caminás………

Si un día te bajás y querés ir por casa…………

Si mamá tiene algo te va a convidar.

Ella es buena

lo que pasa es que……

tenemos tan poquito………….

Yo soy muy chico

y apenas puedo con las latas de agua

hago muchos viajes de casa a la canilla

y siempre termino muy cansado

pero un día………… vas a ver

me voy a apurar y voy a venir aquí

y te voy a traer un poco de agua

así te limpiás esa sangre

¿querés?

¿Por qué me mirás y no decís nada?

¿Estás muy cansado?

¿O triste porque te dejan solo?

Si no fuera porque me retan si no llevo agua

yo venía a jugar con vos

 

Antes tenía miedo de entrar pero ahora………

ya no me importa estar descalzo, mal vestido, sucio

y lo mismo venir aquí

Mientras se llenan mis latas

voy a venir  a acompañarte.

Hasta luego…………….

¿Cómo te llamás?

Así le digo a mi mamá con quien estuve.

Chau, Jesús.

Me voy porque sino………..

en casa me retan. 

Volver