Reflexiones

Una apuesta a la vida


Parecería, Señor, que el mundo de hoy no entiende nada de lo tuyo.

Tú apuestas a la vida.

Vuelves a ella para quedarte definitivamente.

Lo de los hombres no te resulta ajeno sino que apuestas a ellos.

Pero el mundo de hoy…….. muy lejos de lo tuyo.

Violencia doméstica, violencia de género, atentados, la madre de todas las bombas.

Droga, individualismo, fundamentalismo, marginación.

El mundo de hoy se vuelve más y más agresivo desde las redes sociales, las amenazas se vuelven moneda corriente.

Pero Tú vuelves a apostar por la vida.

Una vez más no haces saber que estás vivo y entre nosotros.

Claro que tu presencia no busca llamar la atención como muchos de nuestro hoy.

Tu presencia pasa desapercibida y se hace necesario mirar con honestidad para verla.

Tu presencia es alguien que se sabe aceptado y respetado.

Tu presencia es alguien que se sabe persona, aunque más no sea por un rato.

Estás presente en quien brinda lo que es sin esperar a cambio.

Estás presente en quien comparte su mano sin buscar el reconocimiento.

Eres presencia viva en quien brinda lo mejor de sí a su próximo.

Eres presencia viva en quien hace de su vida un canto de gratitud.

Eres presencia viva en quien se desgasta en el intento de ser útil a los demás.

Tu presencia la encontramos en quien es capaz de regalar una sonrisa.

Tu presencia la vemos en quien hace de su vivir un intento por ser coherente.

Eres presencia viva en quien te hace saber lo más importante de su hoy.

Eres ser que cuestiona y espera.

Eres ser que camina y anda por nuestras calles.

Eres ser que saluda y se detiene a conversar.

Tu presencia es vida que pasa por nuestra vida para que la nuestra pase por la tuya.

Tu presencia es una voz de aliento o de solicitud.

Tú estás siempre sin ocupar primeras planas y sin reclamar notoriedad.

Lo tuyo es entrega constante.

Es búsqueda del otro que está hundido en su necesidad.

Lo tuyo es sentido común que se hace vivencia y respeto que se hace estilo de vida.

Lo tuyo no tiene prisas ni tampoco pausas.

Es andar constante en pos de ese mundo de fraternidad y unidad.

Es sonrisa que se prolonga en el encuentro con otra mirada franca.

Lo tuyo es, sin lugar a dudas, una apuesta plena de vida porque una apuesta a la vida.

Una vida sin odios ni rencores. Una vida plena de paz.

Sin fronteras y distancias. Una vida colmada de unidad.

Sin violencias y armamentos. Una vida de manos tendidas.

Una vida en que estás en los otros para ayudarles a que se realicen plenamente. Una vida de sonrisas y cercanías respetuosas.

Lo tuyo es una apuesta a la vida para transformar este mundo de hoy.

Lo tuyo es gozo y convicciones que se hacen coherencia.

Lo tuyo es Pascua (paso) para que nada quede igual en la medida que nos comprometamos con vos.

Lo tuyo es augurio y compromiso porque apuesta a la vida, a nuestra vida.

FELICES PASCUAS PARA TODOS.

Volver